primavera

primavera

jueves, 23 de enero de 2014

Fotografías - Nueva historia

Bambambambam bambambambambambam  aquí esta, es nueva, es la primera vez que escribo de esta manera, ustedes saben que soy amateur en esto de escribir, soy bióloga así que la verdad hay muchas cosas que me fallan a la hora de escribir, pero me aventure a escribir una historia donde por primera vez narro en tercera persona, es decir, mis protagonistas no son los que narran, es como si hubiera un narrador que contará la historia.

Espero les guste, lo empece a escribir en noviembre del año pasado, pero he estado haciendo correcciones una y otra vez porque, les repito, soy nueva en eso de escribir en tercera persona.

Les presento a mi nuevo bebe:  "Fotografías", será una historia corta ( no pasará de las 100 hojas).

FOTOGRAFÍAS



Antes del inicio

Caminando lentamente a través del viñedo, observaba al chico, parecía lejano, con su mente volando en otra dimensión, pensando quién sabe en que, no es que debiera preocuparle, Sam solo se había separado del grupo de turistas y seguro la mitad de los guías debían estar en pánico buscándole. Pero había algo en la expresión de ese simpático chico soñador. Finalmente saco su cámara de la mochila e hizo un par de fotos, antes de dar vuelta y salir corriendo para poder alcanzar el bus.

Samanta volvía mirar esa vieja fotografía, hacía ya 4 años desde entonces, cuando se separó del grupo turístico en aquella hacienda y había terminado caminando sola entre los viñedos. El chico de ojos soñadores había estado ahí, sentado en el piso con la espalda recargada en un uno de los postes donde se enredaban guías de vid. No es que fuera una belleza de hombre, pero todo a su alrededor hacía que esa imagen le pareciera perfecta para hacer una buena fotografía. No le había importado que el chico vistiera unos jeans azules desgastados y una camiseta mojada por sudor.  Era la expresión del chico lo que hacía de esas fotografías algo especial, un chico soñador era la forma más correcta que encontró para describirlo. He incluso después en su clase de arte se atrevió a hacer de esa fotografía un retrato. Un muchacho bronceado, de cabellos rubios desordenados, preciosos ojos color miel, y pecas en las mejillas. Nombre del cuadro: El soñador, pintado por Zam Yun.

Hacía cuatro atrás que gracias a esa foto Sam había decidido lo que quería hacer por el resto de su vida. Justo eso. Y no, no se refería a fotografiar muchachitos sudados. Era más bien eso otro, tomar fotografías, captar momentos memorables, inmortalizarlos en una imagen. Aunque claro su madre pensó que Sam estaba loca y que no pensaba mal gastar su dinero pagando una universidad lejana para que su única hija estudiara esas chaladas. Pero le dejo entrar a la facultad de arte, eso era ya algo bueno dentro de todo. Después, pensó lograría especializarse y podría moverse con una beca para estudiar lo que realmente quería.


Y si por fin después de dos largos años lo estaba consiguiendo, su especialidad en fotografía y su excelente desempeño le habían valido para una beca. Ahora por fin vivía de forma independiente en un pequeño departamento, con una compañera de piso algo excéntrica y en una ciudad diferente, lejos de su madre, de su sobre protectora madre. Y a pesar de que ya llevaba tres meses en ese lugar, todo seguía pareciéndole como un sueño hecho realidad, la nueva universidad, los maestros, las clases, su empleo de medio tiempo en aquel estudio fotográfico, y por sobre todas las cosas su libertad.


       *****

Hasta aquí los dejaré por ahora, por favor, denle mucho amor a este bebe Q_Q
Es prácticamente un recién nacido <3 i="">


No hay comentarios:

Publicar un comentario