summer

summer

viernes, 22 de febrero de 2013

Capitulo 10

Infinitas disculpas pero aquí esta el capi espero les guste ya nos queda cada vez menos para que termine ^^
Empezare a dejar imagenes con los ultimos capitulos una de esas imagenes será usada para la portada del libro.



Tamara

A simple vista pareciera que la vida este lugar es de lo más normal. Rodeada de adolescentes que toman clases normales de instituto. Solo que esta escuela es todo menos normal, y estos chicos, mis compañeros de clase, son mitad humanos y mitad ángeles, son entrenados para obtener sus un par de alas al graduarse. Y una vez convertidos en ángeles, cargarán con el peso de todos los males del mundo. Viéndolo así, mis problemas parecen nada.

Pero ¿Quién puede culparme por sentirme depresiva?, yo y mi alma gemela cargamos con esa enorme responsabilidad de ser quienes descubran la cura del cáncer, claro eso no es tan malo, y en otras circunstancias estaría feliz de saber que mi futuro es ser una gran investigadora que incluso puede ganar un premio Nobel por eso. Pero no es así, porque cada cosa mala que ha pasado en mi vida ha sido por poseer ese conocimiento. Así que yo y las personas a las que amo se encuentran en peligro de ser asesinadas por un demonio en cualquier  instante.

A menudo me preguntaba ¿Cómo pudo haber sido mi vida si yo fuera una chica normal?. Tony y yo nos hubiéramos enamorado sin tantas preocupaciones, mis padres aun estaría vivos, y yo no tendría clases de combate con Francesco.

-          Deja de pensar en las musarañas – me regaño Fran, mientras trotábamos alrededor del gimnasio haciendo calentamiento para empezar a entrenar.

-          Fran, explícame de nuevo ¿Por qué perdemos el tiempo con esto?, bueno la principal amenaza son los demonios y es obvio que un combate cuerpo a cuerpo no sería muy útil que digamos, y más si solo soy un simple humano.

-          Este entrenamiento puede servirte de mucho, créeme – dijo regalándome una brillante sonrisa.

-          No pienses que estoy siendo mal agradecida con ustedes, es solo que… - dude en decirlo, pero finalmente decidí que lo mejor era ser honesta – desde que llegamos aquí hace ya un par de semanas me siento como si fuera una especie de criminal confinado a vivir aquí – me queje.

-          Uh… es no es bueno – dijo aminorando la marcha – hagamos algunos estiramientos antes de empezar – sugirió.

-          Ya sé que parezco una niña llorona quejándose de todo…

-          Puedo conseguirte un permiso para que puedas salir con  Tony a dar una vuelta a la ciudad – me interrumpió.

-        -  ¿Eso se puede? – dije, mirándolo atónita.
-        -  Claro que se puede – contesto en tono burlón – no es como si tu y Tony fueran unos reclusos confinados – dijo usando mis palabras, ah me olvidaba que con Fran todo lo que digas puede ser usado en tu contra.

Honestamente después del entrenamiento quede tan molida que solo tenía ganas de tirarme a la cama a dormir un siglo, pero un mensaje de Tony llego a mi celular.

Iris nos dio autorización para salir un rato, ¿quieres ir al cine conmigo?

Sonreí como boba, ese era uno de los puntos débiles de Tony, “el cine”. Para él la palabra salir, siempre era sinónimo de ir al cine a ver una película, incluso parecía un chiquillo al cual le brillaban los ojitos tan pronto veía la oportunidad para salir a ver alguna proyección.

Resignada me di una ducha de agua tibia y me puse ropa cómoda, unos jeans cafés, una sencilla playera de algodón blanca y mi recién adquirida por internet sudadera del 1st BABA B1A4 concert en Seul, me costó bastante lograr convencer a Iris de que me autorizara dar la dirección para llegara por paquetería pero al final termino cediendo.

Estaba emocionada, esta sería mi primera cita oficial como novios.


ÁNGEL

Iris estaba totalmente loca, como pudo autorizar esa salida, pase por lo menos treinta minutos intentando convencerla, pero cerró la discusión diciendo que Fran, Sam y yo seríamos sus escoltas, ¿de verdad?, seguro que alguien debía odiarme mucho al querer hacerme pasar por la tortura de estar junto a Fran.

Los chicos tomaron la ruta del bus normal para ir a la ciudad, al perecer Sam iba en el bus encubierta vigilando desde cerca, lo cual me parecía una tontería, a caso pensaba que Tamara, su ex compañera de dormitorio no la iba a reconocer.

-          Sé que no estás feliz de tener que compartir el vehículo con migo, pero esos chicos merecen un poco de normalidad en sus vidas – dijo Fran, quien iba al volante de un pequeño chevi blanco que nos prestaron como transporte.

No me gire a verlo, permanecí con la mirada perdida en la ventanilla.

-          Insisto que esto no tiene nada de normal, ¿en verdad crees que no van a reconocer a Sam? – pregunte y no pude resistir la tentación de girar a verle.

El tenía una sonrisita tonta en el rostro y se giro levemente para observarme.

-          Te sorprenderías de las habilidades de Sam, cuando la veamos no vas a ser capaz de reconocerla – dijo antes de regresar la vista al camino.

Pasamos el resto del trayecto en silencio, llegamos a la sala de cine a tan solo unos minutos de que iniciara la película, Y casi salto de mi asiento cuando una chica alta y rubia de hermosos ojos verdes se sentó a mi lado de improviso.

Parpadeé en la oscuridad y al siguiente segundo la pequeña Sam estaba ahí.

-          Sorprendida eh – sonrió con suficiencia.

-          Ja, ja, te lo dijo – se unió   Fran a la conversación, ellos intercambiaron una mirada de complicidad, lo cual me hizo sentir incomoda, yo estaba en medio de los dos como interrumpiendo una charla intima.
-          Sam si quieres toma mi asiento – murmure.

-          No gracias, prefiero estar cerca del pasillo – dijo ya con la vista fija en la pantalla.

La película no era del todo mala, trataba sobre un arquitecto que se reencontraba con su primer amor, la chica le pedía remodelar la casa de su padre, y en el transcurso de la película el hombre recuerda cómo fue que él se enamoro de ella, Introducción a la arquitectura, era el nombre del filme coreano.

Cuando termino me gire a decirle a Sam que ya era hora que regresara a ser la rubia despampanante para seguir a los chicos, pero el sitió ya estaba vacío.

Mire a Fran con una interrogante reflejada en mi rostro.

-          Es rápida – se limito a decir encogiéndose de hombros.

Y más nos valía ser rápidos también o los perderíamos de vista.

El buen Tony llevo a Tamara a comer pizza, y al atardecer fueron a caminar a un parquecito. El sitio se dividía en tres secciones separadas por pisos. La primera estaba a nivel de la calle, tenía jardineras, fuentes y bancos repartidos en todo el lugar, la siguiente planta era un pasillo con barandal que hacía las veces de mirador y al final unas largas escaleras llevaban hacia una cancha de básquet, la cual estaba a nivel con la calle que bajaba en una curva.

No supe de donde saco Tony el balón, pero se puso a jugar con Tamara, era lindo verlos, tan jóvenes e inocentes. El lugar estaba muy tranquilo, ni siquiera fuimos consientes de cuánto tiempo había transcurrido hasta que la noche cayo. Los chicos comenzaron a bajar en la calle para llegar a la parada del bus y nosotros fuimos al estacionamiento por el auto.

Justo antes de abordar el coche, sentí como si algo quemara mi muñeca y vi  la marca roja de unos dedos marcados en mi piel. Los ojos de Fran se abrieron con pánico al darse cuenta.

-          Tamara – dijo antes de salir corriendo por un sendero que llevaba a la parte boscosa del parque.

Siempre fui consciente de mi posición en el hechizo de protección con el cual nos anclamos a estos chicos, para Tamara Francesco era el candado, el guerrero que la protegería de todo, Greg era la llave, sin embargo por cuestiones del destino Selene había terminado desempeñando su papel de ángel guardián y finalmente yo, yo era la cadena, era ese vinculo inquebrantable, yo podía saber cuando estaba en peligro de esta forma, todo dolor, daño, o herida hecha por un demonio jamás la dañaría a ella, todo mal en Tamara lo recibiría yo, al grado incluso de poder perder mi propia vida a cambio de proteger la suya en el caso más extremo.

Francesco

Nos abrimos paso a través del bosque, hasta llegar a un claro, tres carroñeros rodeaban a Tony y Tamara, los enormes perros infernales, gruñían y se lanzaban sobre ellos sin tener éxito en dañarles, una esfera de luz los protegía a modo de escudo, Tamara estaba en brazos de Tony, y ambos examinaban la muñeca de Tama como si de la nada algo fuera a pasar ahí, pero yo lo sabía, sin importar cuantas heridas le hiciera un demonio Tama jamás sufriría por ello, en cambio Áng corría el riesgo de morir esta noche, eso rompería definitivamente nuestro hechizo de protección.

Mi vista se desplazo hacia Sam, estaba tirada cual muñeca de trapo, sangre manchaba su costado en una enorme herida fácilmente visible, su atacante, uno de los demonios más fuertes que he conocido. Antonio, mi viejo colega y compañero, en aquellos días en los cuales yo solía ser uno de ellos, el me conocía mejor que a nadie, su mirada se encontró con la mía, alto, moreno ojos amarillos como los de un felino, espectrales alas color ámbar, su mirada me lo dijo todo, estaba aquí para matar o morir, no había puntos intermedios con él, un vez que le daban un objetivo tenía que cumplirlo.

Notas: 1st BABA B1A4 concert: serie de conciertos del grupo idol coreano B1A4 que tuvo lugar en Seoul en Diciembre de 2012.
Ver video para conocerlos
http://www.youtube.com/watch?v=IxLV7M1sdjg






No hay comentarios:

Publicar un comentario