summer

summer

miércoles, 24 de agosto de 2011

Capitulo 2 (Parte 1)


Francesco

No tenía tiempo de distracciones, Ángel estaba aquí, por fin después más de 10 años y yo no pude parar ni siquiera para darle una explicación. ¿En que momento la situación se volvió tan caótica? Bueno desde el año pasado, cuando Eloisa apareció en la escuela, cuando decidió que tomaría a Tony del mismo modo en que me tomo a mi, solo que le fallo, el chico ama demasiado a Tama, aunque eso también se ha convertido en un lío.


El verano pasado Tony beso a Tama, dejándola demasiado asustada, con sentimientos de culpa y dolor que día a día la consumen, ahora sabe que no son hermanos, pero no ve como la gente que les rodea pueda ver esa relación como algo normal, ante los ojos de la gente sería incesto y por supuesto ella no podría hacerles eso a sus padres adoptivos.


Justo ahora, mientras me acerco sigilosamente hasta donde esta sentada, puedo sentirlo, esta llorando, se siente desesperada y con fundida, mi deber es protegerla, pero hay cosas de las que no puedo protegerla por más que lo intente.


- Traigo helado de chocolate he oído que es bueno para recuperar el animo – digo sentándome a su lado, ella salta por la sorpresa y su Ipod cae al suelo.
- Uh – dice limpiando se las lagrimas con la manga de su sudadera.
- Uh, entonces no era de chocolate, mmm podemos ir a la cocina escoge el saber que mas te guste – dije sonriéndole e intentado tranquilizarla utilizando mi aura para envolver todos esos malos sentimientos y alejarlos de ella aunque sea por unos momentos.
- No, digo… uh que vergüenza que me veas así – dice escondiendo el rostro entre sus manos.
- Ambos sabemos que te he visto en peores situaciones – murmuro recordando la primera vez que la conocí, ella estuvo a punto de tirarse por la azotea de los dormitorios, se sentía demasiado culpable por besar a su hermano.
- Jaja – rió nerviosamente – recuerdo esa vez, cuando por accidente me quede encerrada en la cocina y me salvaste de ser capturada robando helado antidepresivo – ahora se veía mejor, las lágrimas cesaron y pude sentir como sus sentimientos se calmaban.


Era tan gracioso que recordara ese día, jaja esa niña tenía la mente más divertida que había conocido jamás, en verdad estar cerca de ella se había vuelto una necesidad constante, saber que esta bien, verla sonreír, y protegerla. Se que es mi trabajo pero aun así, a su lado se siente como estar en casa, y desde que perdí mis alas hacia mucho tiempo que no sentía tanta paz.


Después devorar el helado platicamos de cosas sin importancia, su verano fue divertido lo paso lejos de su casa con su abuela, mientras que su hermano al parecer fue a un campamento de fútbol, de pronto parecía que estar lejos de Tony la mantenía tranquila, pero regresar a clases hacia que su martirio volviera.


- ¿Ya has decidido que taller optativo tomaras este semestre? – pregunte mientras subíamos las escaleras a los dormitorios de chicas.
- Laboratorio de química, estoy convencida de que es el área que más me gusta – dijo con una enorme sonrisa en su cara, para la chica que descubriría la cura contra el cáncer era natural que le gustara la química.
- Bien llegamos, hasta aquí me quedo yo – incluso aunque fuera su maestro de Italiano no podía pasar más allá de la escalera, ella frunció el seño.
- Aun no quiero ir al dormitorio – dijo tomando mi mano, eso me sorprendió.
- ¿Entonces a dónde quieres ir? – pregunte arqueando una ceja de manera curiosa.
- Vamos – dijo jalándome escaleras abajo, empezamos caminando y terminamos corriendo, atravesamos el campo de fútbol, hasta llegar a los pequeños invernaderos, la lluvia comenzó a caer en enromes goterones y cuando alcanzamos el túnel de las fresas, nos metimos para cubrirnos de la tormenta.


Estábamos empapados de pies a cabeza, respirábamos con dificultad, y ella sonreía hermosamente de oreja a oreja, su oscuro y lacio cabello se pegaba en su frente, sus preciosos ojos verde esmeralda brillaban con la leve iluminación de invernadero. Tamara era preciosa, media más de 1.60 y estaba seguro de que este verano había crecido por lo menos 4 cm, su cuerpo tenía la perfecta figura de una señorita, y sus labios rosados y húmedos hacían que mi estomago cosquilleara.

Aparte la vista de su rostro, ¿qué rayos me estaba pasando?

- Francesco – dijo tomando mi rostro con su mano – ¿pasa algo?
Negué con la cabeza, aun sin mirarla directo a la cara, mi corazón latía como loco, pero ya no estaba cansando, alarmas sonando en mi cabeza – ya casi oscurece – balbucee torpemente.


Ella no contesto, coloco su otra mano en mi rostro hasta quedamos frente a frente. Me perdí en sus ojos, me perdí en sus labios, poco me importaba el precio que pagaría por ese beso, todo lo que podía sentir en ese momento es que estaba en casa, y que ella estaba a salvo.


**************************************************************


No me odien por favor les juro que no es mi intension separar a Fran de Angel Por Favor




No hay comentarios:

Publicar un comentario